¿Qué puede hacer por ti un especialista en derecho fiscal o tributario?

Abogados especialistas en derecho fiscal o tributario ¿qué pueden hacer por tí?

Mientras el Derecho Financiero o presupuestario se encarga de los ingresos y gastos públicos (Ley general Presupuestaria), el Derecho Fiscal o Tributario se centra en los ingresos del sector público a través de los tributos. Todas las personas físicas y jurídicas están obligadas al pago de los diferentes tipos de tributos una vez se produce el hecho causante. Los tributos se dividen en impuestos tasas y contribuciones especiales, si bien el Abogado especialista en Derecho fiscal y tributario se va a centrar especialmente en los impuestos, por ser los más abundantes.

¿Qué es el derecho Tributario y Contable?

El Derecho Tributario, como hemos señalado, se ocupa de los tributos. Los tributos son obligaciones pecuniarias de pago por parte de los particulares legalmente impuestas como consecuencia de la realización de un hecho al que la ley vincula el deber de contribuir. Todo ello, al objeto de hacer frente a los gastos públicos, aunque también sirven como instrumentos de la política económica.

Así a tenor del artículo 31.1 CE, todos estamos obligados en los términos establecidos por la normativa tributaria y en función de la económica a contribuir al sostenimiento de los gastos públicos. La normativa habrá de responder a los principios de progresividad e igualdad. Puesto que los tributos son establecidos unilateralmente por la Administración, resulta necesario conocer qué administraciones tienen potestad tributaria

En este sentido el art. 4 de la LGT establece que la potestad originaria corresponde exclusivamente al Estado y requiere un reflejo legal. No obstante las entidades locales y las CC.AA. pueden establecerlos y exigirlos cumpliento la ley. Y el resto de entidades sólo podrán exigirlos en virtud de determinación legal.

El Derecho Fiscal y Tributario se extiende a todo lo relacionado con el establecimiento de los tributos (Ley General Tributaria y leyes tributarias reguladoras de los distintos tipos de impuestos) y su recaudación (Reglamento General de Recaudación). Los tributos se clasifican de conformidad con el art. 2 LGT en impuestos, tasas y contribuciones especiales.

Los primeros son los tributos que se exigen sin contraprestación  y cuyo hecho imponible está basado en hechos que muestran la capacidad económica del sujeto pasivo. Las tasas, sin embargo, suponen una utilización privativa o aprovechamiento régimen de derecho público (y no se den en el sector privado o no se soliciten por el contribuyente) que beneficia al obligado tributario en particular.

En el caso de las contribuciones especiales, el hecho imponible es un beneficio o de un aumento de valor en los bienes del obligado resultante de la realización de obras o servicios públicos.

Por su parte se entiende por Derecho contable el conjunto de normas y principios que regulan la forma de documentar en términos monetarios la actividad de una empresa. Incluyendo los libros contables. Este derecho es obligatorio para las sociedades, pero no para los autónomos, o no en su totalidad. En especial en materia de llevanza de libros contables. 

Sistema tributario español y el Abogado especialista en Derecho Fiscal y Tributario

Se entiende por sistema tributario el conjunto de tributos exigidos por los departamento competentes de las distintas Administraciones. Por ello pueden distinguirse tres niveles, estatal, autonómico y local. Comenzando por el nivel estatal, los impuestos se dividen en directos e indirectos según que graven respectivamente los ingresos o el patrimonio del contribuyente o la circulación de bienes y servicios.

A nivel estatal son impuestos directos los que recaen sobre:

  • Sociedades.
  • La renta de las personas físicas.
  • El patrimonio.
  • Sucesiones y donaciones.
  • La renta de no residentes.

Siendo indirectos tanto el IVA como los Impuestos especiales (labores de tabaco, hidrocarburos, fabricación sobre cerveza, vino y bebidas fermentadas, alcohol y bebidas derivadas, productos intermedios (cedidos en un 58% a las CCAA); y Electricidad -cedido a las CCAA-) y los que recaen sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Los beneficios fiscales sobre los tributos estatales han de reflejarse en los Presupuestos Generales del Estado. 

Los ingresos de las Comunidades Autónomas dependen mayoritariamente de los impuestos cedidos por el Estado (Sucesiones y Donaciones y Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados) y de las transferencias estatales (cuando se cede un porcentaje de la recaudación, como en el -50%- IRPF, -50%- IVA o algunos Impuestos especiales). Aunque también cuentan con impuestos propios. 

El sistema tributario autonómico parte de la LOFCA (Ley Orgánica 8/1980 de Financiación de las Comunidades Autónomas) y está compuesto entre otras por la ley de Fondos de Compensación Interterritorial y las leyes de cesión de tributos.

A nivel local el sistema tributario español está formado por un conjunto de impuestos regulados en la Ley de Haciendas Locales (LHL). Unos de carácter imperativo y otros potestativos. Sin perjuicio de la cesión de ciertos impuestos estatales (capitales de provincia o comunidad autónoma de más de 75.000 habitantes).

Son impuestos obligatorios los que recaen sobre:

  • Vehículos de tracción mecánica.
  • Bienes inmuebles y
  • Actividades económicas.

Y potestativos, las plusvalías (que recaen sobre el incremento de valor de los terrenos) y el de construcciones, instalaciones y Obras.

¿A qué se dedican los abogados fiscales?

Los Abogados especialistas en Derecho Fiscal y Tributario juegan un papel fundamental en todo lo relacionado con los tributos, y en especial con los impuestos. Pueden encargarse de la tramitación de los distintos tipos de tributos para sus clientes. Pero además, ofrecen asesoramiento sobre los mismos al objeto de aprovechar todo tipo de ventajas fiscales como exenciones o bonificaciones, deducciones por I+D+i. 

Pues aun cuando todos tenemos que pagar nuestra parte de impuestos, no es exigible el pago de más de lo que nos corresponde. Por ello, el Abogado fiscalista puede ayudar a empresas y particulares a asegurarse que no pagan de más.

También permite planificar a medio largo plazo al objeto de obtener los incentivos (al mecenazgo, por ejemplo) que la administración esté en cada momento ofreciendo y sean de aplicación a la empresa. Ya estén relacionados con la actividad, ya con la contratación de trabajadores. Además, defiende los intereses de sus clientes en caso de inspecciones tributarias, paralelas, sanciones… Pudiendo asumir su defensa y/o representación en juicio.

Actúan ante tribunales económico-administrativos, o en procedimientos penales por delito fiscal. Informan a sus clientes de los cambios en la normativa tributaria, asesorando en operaciones de comercio interior, internacional o intracomunitario en materia de imposición indirecta y aduanas. Asisten en impugnaciones de valores catastrales y de ponencias de valores.

Además, asesoran sobre las consecuencias fiscales sobre todo tipo de operaciones mercantiles desde contratos, financiación de proyectos, reestructuración operativa, fusiones y adquisiciones, acuerdos de reparto de costes, inversiones o procesos de due diligence. Consulta con los mejores Abogados de fraude fiscal.

Diseñan la política fiscal de sus clientes o la de precios de transferencia, valoran las operaciones vinculadas, y negocian con la Administración tributaria los acuerdos previos de valoración.

Resultan esenciales en la gestión de empresas familiares, grandes patrimonios, y en el asesoramiento sobre fiscalidad de expatriados o de productos financieros. O en escisiones, canjes de valores, aportaciones de activos, compraventa de empresas, Agrupaciones de Interés económico o Uniones Temporales de Empresas.

Y qué decir de su papel en el asesoramiento de los regímenes fiscales especiales (Fondos de inversión, Socimis, Entidades de Capital riesgo o tenencia de valores extranjeros) o en la adquisición y gestión de carteras de deuda. 

Redacción y seguimiento de protocolos familiares. Asesoramiento en operaciones de desinversión, de repatriación de beneficios. Asesoramiento en caso de expansión internacional de empresas. Asistencia en temas de expatriación, retorno y otros supuestos de movilidad internacional.

Como puedes ver, el abanico de cosas que pueden hacer por ti los Abogados especialista en Derecho Fiscal o Tributario depende mucho de tu situación y de tus obligaciones fiscales o las de tu empresa. No hay que olvidar que en el ámbito de estas últimas son precisamente los impuestos una de las partidas de gastos más importantes.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *