¿Cómo vender las acciones que ya no cotizan en Bolsa?

Acciones Bolsa

Son muchas las empresas mercantiles que cotizan en Bolsa y muchos los que, para invertir, deciden comprar acciones de las citadas entidades. Puede ocurrir que, por los motivos que se analizarán en los epígrafes posteriores, dichas sociedades queden excluidas de cotización. Y ese es el momento en el que el accionista se puede plantear si puede proceder a la venta de sus acciones no cotizadas.

¿Qué acciones son las que ya no cotizan en Bolsa?

La transformación de los títulos en acciones no cotizadas puede ser de modo temporal, cuando esa suspensión alcanza sólo a un período de tiempo; o de modo definitivo, cuando las acciones nunca más van a volver a cotizar.

Hay dos motivos por los que las acciones pueden dejar de cotizar en Bolsa:

  1. Por una OPA: las acciones de una mercantil dejan de cotizar porque otra mercantil cotizada lanza una OPA (oferta pública de adquisición) para que la primera deje de de hacerlo.
  2. Por un concurso de acreedores: cuando las mercantiles tienen problemas de insolvencia que no consiguen solucionar, se ven abocadas a la presentación de un concurso de acreedores, procedimiento judicial que les va a permitir su disolución y liquidación ordenada; uno de los efectos de esta situación es que las acciones de esa empresa se convierten en no cotizadas.

La posible venta de este tipo de acciones

El hecho de que unas acciones no coticen en Bolsa no implica que no se puedan vender. Dado que no cotizan, no podrían venderse en Bolsa; pero si que existen otras opciones como:

  1. La venta a terceros que pudieran estar interesados.
  2. La venta a la propia mercantil que las emitió en su día, cuando esas acciones han sido excluidas definitivamente de cotización.

En cuanto al modo de transmisión de los títulos, se analizará en el último epígrafe de este artículo.

Evitar las comisiones en el caso de vender estas acciones

Si las acciones no cotizadas consiguen venderse a terceros o a la propia sociedad que las emitió, es complicado librarse de las comisiones. En este caso, como se cerrará la cuenta donde estaban depositados los títulos, se dejarán de pagar las comisiones de mantenimiento y administración.

Sin perjuicio de ello, no hay que olvidar que el cierre de la cuenta de custodia de valores por la venta de las acciones a tercero, supone un traspaso de los títulos y que el Banco custodio pudiera cobrar lo que se llama comisión por traspaso. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tiene como criterio que, en su caso, esas comisiones nunca pueden tener una carácter penalizador, sino que sólo deben perseguir remunerar de forma proporcionada el servicio prestado por la empresa de servicios de inversión.

No se debe dejar de lado otro supuesto: aquel en el que el titular no logra vender las acciones no cotizadas. Lo habitual es que, a pesar de que no se vaya a obtener beneficio alguno, ni percepción de dividendos, la entidad bancaria siga cobrando comisión de mantenimiento y administración. Ello si así figura reflejado en el contrato de la cuenta de custodia o en el libro de tarifas del Banco. Hay un motivo: a pesar de esa no cotización, las acciones necesariamente han de estar depositadas en una cuenta de custodia de acciones.

El criterio de la Comisión del Mercado de Valores

El criterio de la CNMV es considerar una buena práctica el no cobro de comisiones en aquellos casos de cuentas en las que están depositados títulos valores excluidos de cotización. A pesar de esta opinión del órgano regulador, lo cierto es que los Bancos suelen ser muy reacios a suprimir las comisiones en las cuentas donde están depositadas estas acciones.

Entonces, ¿ cómo evitar el cobro de las comisiones en aquellos casos en que no se consigue la venta de las acciones que no cotizan? Hay un procedimiento que es solicitar la renuncia a dichas acciones.

En este trámite, el interesado ha de acreditar ante Iberclear (Servicio de Compensación y Liquidación de Valores) que la sociedad cuyas acciones ya no cotizan, no ha tenido actividad en los últimos 4 años en el Registro Mercantil. Bastaría con aportar una nota simple del citado organismo.

Lo lógico es que, justificando esa renuncia ante el Banco custodio, este dejara de cargar esas comisiones. Aunque la gestión no reviste de muchas complicaciones, no estaría demás contar con la ayuda de un abogado especializado que pueda actuar, a pesar de todo, ante la negativa de la entidad a suprimir las comisiones.

Transmisión de acciones no cotizadas

Ya hemos indicado antes la posibilidad que existe de poder vender las acciones a un tercero como, por ejemplo, un particular o una entidad que acepte ser el titular. Será necesario la firma de un documento notarial de venta en el que se fije el precio de los títulos.

Por lo que se refiere al aspecto fiscal de estas transmisiones, lo más recomendable sería una venta, ya que ello va a permitir aflorar las pérdidas de las acciones que no cotizan en el IRPF. No son recomendables las donaciones a terceros para este tipo de producto de inversión.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="1200" title="Te llamamos gratis"]

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.