¿Qué ocurre con la cuenta bancaria cuando una persona fallece?

Herencia cuenta bancaria

Llegado el momento del fallecimiento de una persona, los bienes de los que era titular pasarán a manos de los herederos. Entre esos bienes, lo habitual es que el causante tuviera una o varias cuentas bancarias; en ocasiones con dinero allí depositado y, en otras ocasiones, cuentas con saldo cero, pero que habrá que cancelar o cambiar la titularidad.

Corresponde a los herederos realizar un conjunto de trámites para poder acceder a las cuentas corrientes del fallecido. Ya sea para disponer del dinero en ellas depositado, ya sea para cancelarlas.

¿Cómo reclaman los herederos el dinero en el Banco de los fallecidos?

El primer paso es poner en conocimiento del Banco que corresponda el hecho del fallecimiento del titular de la cuenta. Esta circunstancia se acredita mediante la presentación del certificado de defunción.

En ese mismo momento, se hará la solicitud del certificado de saldo de las cuentas a fecha del fallecimiento; este documento va a permitir conocer a los herederos si hay dinero en las cuentas o si, por el contrario, están sin saldo.

Solo y nada más que a los herederos se le hará entrega de este documento. Para ello, es necesario que al tiempo de la petición, acrediten su condición de sucesores del titular de la cuenta del fallecido. No tienen más que presentar una copia del testamento; o si no hubiera testamento, el acta notarial de declaración de herederos abintestato.

El siguiente paso es proceder al reparto de bienes entre los herederos. ese reparto puede reflejarse, bien en un documento público (escritura de aceptación y adjudicación de herencia) autorizado por un Notario, bien en un documento privado.

El proceso de disposición del dinero

Una vez se ha procedido al reparto de bienes y a liquidar el impuesto de sucesiones, el trámite para disponer del dinero de las cuentas bancarias es el siguiente

  1. Presentación en la sucursal donde el fallecido tenía la cuenta o en unos departamentos de testamentarías que pueden tener las entidades bancarias, de los siguientes documentos: certificado de defunción, certificado de últimas voluntades, testamento o declaración de herederos, documento (público o privado) de aceptación y adjudicación de herencia) y el documento que acredita la liquidación del impuesto de sucesiones.

2.- La entidad procede a la revisión de los documentos presentados; de este modo verifican quienes son los herederos y como ha de repartirse entre ellos el dinero depositado en la cuenta.

3.- Puesta a disposición de los interesados del dinero. Uno de los modos sería que los herederos indiquen un número de cuenta de su titularidad donde se les pueda transferir el dinero. En la actualidad, es habitual que algunos Bancos obliguen a los herederos a abrir una cuenta en la misma entidad en la que el fallecido tenía la cuenta. En este caso y dado que la apertura de la cuenta sería imposición del Banco, debería de ser una cuenta sin comisiones.

Comisiones y gastos de las entidades de crédito.

Una de las preguntas que se hacen los usuarios de Banca que son llamados a una herencia, es la de qué coste va a tener para ellos el trámite que les permite tener acceso al dinero de las cuentas bancarias del fallecido.

Hay que poner de relieve, en este punto, los criterios del Banco de España, organismo supervisor de las entidades financieras. Los más actuales aparecen recopilados en la Memoria de Reclamaciones 2019.

Al respecto de las comisiones y gastos relacionados con las cuentas bancarias de los fallecidos, se dispone lo siguiente:

1.- La emisión del certificado del saldo de las cuentas al día del fallecimiento no debe comportar el pago de comisión alguna por parte del usuario de Banca / heredero. Esto tiene su fundamento en que la expedición de este documento es necesario para la liquidación del impuesto de sucesiones. Su cobro sería contrario a las buenas prácticas bancarias.

2.- Trámite de puesta a disposición del dinero a favor de los interesados: las entidades financieras no podrán cobrar comisiones en aquellos casos en los que su labor se limite simplemente a la revisión de los documentos que les presentan los llamados a suceder. Cualquier cargo por esta gestión sería también contrario a las buenas prácticas bancarias.

Si el Banco procediera, a pesar de todo, al cobro de estas comisiones, cabría interponer una reclamación.

¿Hay que pagar impuestos o tributos por esta disposición?

La adquisición de cualquier bien, por causa de muerte, está sujeta al pago del impuesto de sucesiones. Es por ello que el hecho imponible aparece cuando se adquieren los bienes mediante la aceptación de la herencia, no cuando el banco pone a disposición de los sucesores el dinero depositado en las cuentas corrientes.

Es decir, el pago del impuesto es un paso previo a la puesta a disposición del dinero de las cuentas. Es más, si no se justifica de manera documental la liquidación del impuesto, los Bancos no va hacer entrega del dinero a los herederos. Para el caso de que el impuesto esté exento de pago, será necesario acreditar también esa exención.

Así aparecer regulado en el artículo 8 de la Ley sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones; los Bancos serán responsables subsidiarios por el pago del Impuesto en las transmisiones mortis causa de cuentas de ahorros, entre otros productos bancarios

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="1200" title="Te llamamos gratis"]

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.