Concepto y delimitación de los días hábiles en los plazos administrativos

¿Cuáles son los días hábiles en el proceso administrativo?

Los plazos administrativos se determinan en días hábiles o naturales. Constituyen el periodo de tiempo en que tanto la Administración como los interesados están obligados a realizar los trámites necesarios para tal procedimiento.

Las Administraciones publicarán antes del comienzo de cada año el calendario de días inhábiles. Aquellos días hábiles en las Comunidades Autónomas que no lo son en los órganos administrativos o viceversa, se considerarán inhábiles.

Definición de días hábiles

La Ley 39/2015 de procedimiento administrativo determina que son días hábiles aquellos que no son sábado, domingo o festivos. Es decir, que no siempre coinciden con los laborables, pues en determinadas actividades se trabaja los fines de semana.

En todo el territorio español se excluyen de los días hábiles para los procedimientos administrativos los sábados, domingos y fechas festivas nacionales. A esos días, cada Comunidad agrega los días propios y particulares, como por ejemplo la Fiesta de la Comunidad. En esa fecha, será un día inhábil para quienes residan en ese municipio y hábil para el resto del país.

¿Cómo contar los plazos en días hábiles?

Cuando los plazos se estimen en días hábiles, se comienza a contabilizar desde el día hábil siguiente a la notificación o publicación. Asimismo, se dejan fuera de cómputo los sábados, domingos y festivos. Por ejemplo, un ciudadano recibe una notificación de multa el día jueves de 2 de julio con un plazo de 10 días para responder. El tiempo comienza a correr el viernes 3, el segundo día sería el lunes 6 y así se quitan los fines de semana hasta llegar al fin de plazo, en este caso el jueves 16.

Un dato importante es que si el último día de plazo es inhábil será prorrogado al siguiente día hábil. Una persona debe presentar un documento al quinto día y es un domingo, el plazo se prorroga al lunes.

Si no se dice nada en el plazo ¿Son días hábiles o inhábiles?

Siempre que las notificaciones no expresen qué tipo de días son los determinados para el plazo otorgado se contabilizarán días hábiles. Es recomendable anotar el día de notificación o de inicio del silencio administrativo para no cometer errores.

En algunas situaciones, con motivo de una ley o del Derecho de la Unión Europea, los plazos se expresan en días naturales. Pero es requisito indispensable que se deje constancia de esta circunstancia en las notificaciones correspondientes. Se entiende por días naturales los 365 o 366 días del año, sin exclusión de sábados, domingos o festivos. Si continuamos con el ejemplo anterior en que se recibe notificación el 2 de julio, el plazo final sería el 12 de ese mes.

¿Los sábados son días hábiles?

Una de las principales modificaciones de la entrada en vigor de la Ley 39/2015 tiene que ver con el valor de los sábados en el ámbito administrativo. A partir de la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, el sábado es un día inhábil.

Esto significa que ya no se contabiliza dentro del plazo para la realización de trámites u otras actividades. De este modo, si la notificación llega un viernes, se contará como primer día hábil el lunes siguiente. Cuando el plazo finaliza un sábado, será prorrogable al próximo lunes, siempre que no sea festivo.

¿Existen diferencias entre los días hábiles en las diferentes ramas del Derecho?

La persona interesada en responder dentro de los plazos establecidos por Ley, debe considerar primero en qué rama del Derecho se encuentra el procedimiento. En la práctica, existen algunas diferencias que podrían causar un dolor de cabeza si no están claras.

En el procedimiento del expediente administrativo, siempre que no se exprese lo contrario, se establecen días hábiles. Es decir, no se cuentan sábados, domingos y festivos. En cambio, en el ámbito de lo civil el cómputo se realiza con días naturales.

Otra gran diferencia es que en las actuaciones procesales se incluye como días inhábiles el mes de agosto con excepciones según el organismo de actuación. Así podemos distinguir:

  • En lo civil, será agosto será día hábil en las actuaciones urgentes e inhábil en el resto
  • Contencioso-Administrativo, serán días hábiles los del mes de agosto en los procedimientos de protección de los derechos fundamentales, inhábiles en los demás
  • En el ámbito de lo social, se establece como hábil lo referente a procesos según el art. 43 del Estatuto de los Trabajadores e inhábil en los otros procedimientos
  • En los procesos penales, el mes de agosto es hábil para causas criminales, juicios rápidos y en los delitos leves, mientras que se establece como inhábil en los demás procedimientos

Los plazos administrativos pueden llegar a ser determinantes en un resultado. Es fundamental identificar de manera correcto la diferencia entre los días hábiles y los que no para no cometer errores. Son muchas las personas que pierden su derecho a reclamar por no realizar los trámites a tiempo.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *