Uso del domicilio conyugal en divorcio sin hijos

Divorcio sin hijos

Nos encontramos en tiempos difíciles en todos los sentidos. Los confinamientos y restricciones han pasado factura y son numerosos los matrimonios que han decidido poner fin a su convivencia. Por todos es sabido que mediando hijos, la atribución de la vivienda será para ellos y el progenitor que ostente su custodia. Pero, ¿quién se queda con el uso de la vivienda si no existen hijos? Aquí te damos las claves.

Medidas frecuentes en el divorcio sin hijos

En el procedimiento de divorcio sin hijos, generalmente el único hecho controvertido o tema a tratar y discutir en el pleito, suele ser el uso del domicilio conyugal. No obstante, también es frecuente que las partes soliciten de mutuo acuerdo la liquidación o extinción del régimen económico matrimonial simultáneamente con el divorcio.

En caso de que las partes decidan liquidar el régimen económico matrimonial junto al divorcio, generalmente se acuerda la venta del domicilio conyugal a un tercero o bien la compra de la parte proporcional entre las partes.

Cuando solo se procede al divorcio sin liquidar o extinguir el régimen económico matrimonial, la disputa principal es a quién se atribuye el uso (que no la propiedad) del domicilio. Este uso se solicita y se concede por un periodo de tiempo, no es vitalicia y generalmente se somete a ciertas condiciones.

Las medidas frecuentes en el divorcio sin hijos son:

  • Atribución del uso del domicilio conyugal a una de las partes por un periodo de tiempo establecido en Sentencia, o hasta que se proceda a la liquidación o extinción del régimen económico matrimonial.
  • Establecimiento del uso del domicilio conyugal por periodos anuales para cada una de las partes, hasta que se proceda a la efectiva liquidación del régimen económico matrimonial.  

Régimen económico y domicilio conyugal

Esta efectiva liquidación del régimen económico matrimonial se traduce en un posterior procedimiento judicial o notarial, según el régimen económico bajo el que se esté en el momento del divorcio. Podrá ser el de formación de inventario sobre liquidación de la sociedad de gananciales en caso de estar bajo éste régimen, o bien el procedimiento de extinción del condominio en caso de estar bajo el régimen de separación de bienes.

Generalmente, cuando se atribuye el uso del domicilio familiar, el cónyuge que no tenga el derecho de uso debe llevar consigo sus enseres personales, pero nada se dice sobre el reparto del mobiliario o de objetos que forman parte de dicho ajuar. Esto se reserva para el momento en el cual ambos decidan liquidar el régimen económico matrimonial.

Por tanto, mientras las partes ejerciten su uso de vivienda establecido en sentencia, no podrán enajenar bienes que se encuentren en la misma, salvo autorización expresa del otro. Dicho ajuar se liquidará y evaluará junto a la vivienda en el momento de la extinción o liquidación del régimen económico matrimonial.

Uso domicilio conyugal cuando no hay hijos

Generalmente, los procedimientos de divorcio más complejos suelen ser cuando median hijos comunes, especialmente en lo referente a su cuidado y manutención. Sin embargo, no son pocos los casos en los que la pareja se disputa el uso de la vivienda y dilata un procedimiento, a priori, simple.

Hay que prestar atención al artículo 96 del Código Civil que establece lo siguiente:

“En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.»

Por tanto, lo que hay que determinar aquí es cuál de los dos es el cónyuge más necesitado de protección. Para ello, en caso de no llegar a un acuerdo, ambas partes se someterán a un procedimiento judicial de divorcio contencioso, en el cual deberán aportar prueba sobre cuál de los dos es el más vulnerable.

En caso de que las dos partes quieran el uso del domicilio, deberán probar cuál de los dos es el más necesitado de protección. Esto se consigue mediante la aportación de la siguiente documentación por cada una de las partes:

  • Nóminas
  • Contrato
  • Saldos de cuentas corrientes
  • Otro patrimonio
  • Vida laboral
  • Formación
  • Justificante de demanda de empleo (en su caso)
  • Justificante sobre el percibo de prestaciones o subsidios (en su caso)
  • Cualquier otro que acredite la situación económica

Con dicha documentación se valorarán los ingresos regulares de ambos, su estabilidad laboral, ahorros, patrimonio, bienes y posibilidad de conseguirlos según su edad y formación.

Destacar que si las partes no aportan esta documentación voluntariamente, tanto la contraparte como el Tribunal podrá solicitar y requerir dicha documentación a quien no la haya aportado.

¿Cómo dispone de la vivienda el cónyuge propietario si no tiene el uso y disfrute? 

La respuesta concreta a esta pregunta es que el cónyuge propietario que no tenga el uso y disfrute no podrá disponer de la vivienda. Es frecuente que el cónyuge que no disponga del uso deposite las llaves de la vivienda a la parte contraria, o incluso en el juzgado a disposición judicial hasta que sea su turno de uso, en caso de tenerlo.

Por tanto, será siempre por sentencia que ponga fin a un procedimiento contencioso o mutuo acuerdo, la que fije qué cónyuge ostentará el uso de la vivienda. Además, qué periodo de tiempo la ostentará y en caso de que sea atribuida alternativamente a los dos, en qué periodos.

Son dos las notas a tener en cuenta:

  • Hablamos de uso, no de propiedad. Por tanto, ambos cónyuges mantendrán su cuota de propiedad sobre el bien, en caso de que ambos sean propietarios.
  • La atribución del uso del domicilio es independiente de que ambos cónyuges sean propietarios del bien. Es decir, podrá ser atribuido el uso del domicilio a uno de los cónyuges aun no siendo propietario del domicilio.

Normativa y Jurisprudencia 

El momento para ejercitar el derecho de uso de la vivienda es en el propio procedimiento de divorcio, bien sea de mutuo acuerdo o de forma contenciosa. Este es un aspecto obligatorio sobre el que versará el divorcio sin hijos y sobre el cual hay que pronunciarse en un sentido u otro.

A destacar una Sentencia del Tribunal Supremo que sentó un antes y un después en este aspecto, ya que estableció que cuando se atribuyera el uso de la vivienda a una de las partes y esta conviviera con otra pareja en ese domicilio, se extinguirá su derecho de uso sobre dicho domicilio.

“La introducción de un tercero en la vivienda en manifiesta relación estable de pareja con la progenitora que se benefició del uso por habérsele asignado la custodia de los hijos, aspecto que se examina, cambia el estatus del domicilio familiar”, señala. Puedes encontrar dicha Sentencia aquí.

Esperamos que este artículo te haya sido útil. Si te encuentras inmerso en un procedimiento de divorcio, te aconsejamos que cuentes con un abogado experto que te ayude a lo largo del duro proceso y te haga las cosas más fáciles. Puedes encontrar uno aquí.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="1200" title="Te llamamos gratis"]

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.