¿Qué hago si mi empresa aplica un ERTE por el coronavirus?

qué es un erte

El coronavirus no solo ha traído graves consecuencias para la salud de las personas, también está afectando muy negativamente a la economía. Empresas y autónomos han tenido que cerrar sus negocios para proteger a sus trabajadores, y quienes se han mantenido activos han visto menguar de forma muy notable su volumen de trabajo. Con este panorama, el ERTE se ha convertido en la solución más adecuada en muchos casos.

Eso sí, como estamos ante una situación especial también se han producido algunos ajustes en la legislación para hacer que esta modalidad de suspensión del contrato de trabajo sea más ágil y sencilla de llevar a cabo. 

¿Qué es un ERTE y en qué se diferencia de un ERE?

El Expediente de Regulación Temporal del Empleo o ERTE es una medida de flexibilización laboral que se puede adoptar cuando hay una crisis temporal o un problema de tipo coyuntural. Implica la suspensión temporal de los contratos de trabajo o bien una reducción de jornada. En ningún caso supone que haya un despido del trabajador ni baja en la Seguridad Social.

Ahora que hemos visto el significado de ERTE podemos diferenciarlo del Expediente de Regulación de Empleo o ERE, figura que implica hacer un ajuste de la plantilla basado en los despidos colectivos, siempre y cuando estén justificados por razones económicas, técnicas, organizativas o de fuerza mayor. 

¿A partir de cuantos trabajadores puede una empresa realizar un ERTE?

No existe un mínimo ni un máximo. En la situación actual el ERTE laboral pueden aplicarlo por igual autónomos con empleados a su cargo, pymes e incluso grandes empresas. Además, puede afectar a todos los empleados o solo a una parte de los mismos.

¿Cuáles son las causas y requisitos de un ERTE?

Para entender bien qué es un ERTE en una empresa debemos partir de lo que dice el Estatuto de los Trabajadores. Según esta norma, este ajuste se puede producir si está justificado por causas económicas, técnicas, organizativas, productivas o de fuerza mayor.

Ahora mismo no estamos en una situación que podamos considerar normal, por lo que se han producido algunas modificaciones legales. Mientras dure el estado de alarma se entiende que todos los ERTEs son provocados por causas de fuerza mayor, al derivar el cierre de la empresa o la bajada de su volumen de negocio de una causa ajena e imprevisible.

Eso sí, sigue siendo necesario que haya un período de consultas entre el empresario y los representantes de los trabajadores y que el ERTE sea aceptado por la Autoridad Laboral. Lo que se ha hecho es crear el denominado ERTE Exprés, que reduce de forma notable los plazos, de forma que ahora la decisión de la Autoridad Laboral no tarda más de 7 días. Eso sí, los trabajadores conservan intacto su derecho a reclamar contra esta medida si no la consideran proporcional. 

Si se prolonga la crisis del coronavirus, ¿por cuánto tiempo se puede establecer un ERTE?

No se ha establecido ningún plazo máximo de duración. La suspensión de los contratos de trabajo o las reducciones de jornada asociadas a los Expedientes de Regulación Temporal del Empleo se mantendrán el tiempo necesario hasta que la situación pueda volver a la normalidad y trabajar no implique un riesgo de contagio del Covid-19.

¿En qué situación quedan los trabajadores afectados por un ERTE?

Quienes hayan visto reducida su jornada verán reducido su salario en la misma proporción. Pero para quienes esta medida suponga la suspensión de su contrato de trabajo van a cobrar un 70% de la base reguladora de su sueldo durante los primeros seis meses y el 50% a partir del séptimo mes. Aunque se espera que la situación no dure tanto.

Como medida extraordinaria, se ha establecido que todos los empleados tengan derecho a esta prestación, con independencia del tiempo que tengan cotizado. Además, el período consumido de paro durante el ERTE no les computará como efectivamente gastado.

Si antes de ponerse en marcha el ERTE algún trabajador está de baja por haberse infectado de coronavirus o está en aislamiento por haber tenido contacto directo con algún enfermo, está en situación de baja laboral, por lo que cobrará un 75% de su base reguladora mientras dure la misma.

Por su parte, la empresa seguirá cotizando por sus trabajadores a la Seguridad Social, pero se ahorra un 75% de los costes e incluso se puede llegar a ahorrar el 100% de estos costes si ha tenido que cesar totalmente su actividad. Para poder disfrutar de esta ventaja se compromete a mantener el nivel de empleo previo a la crisis durante al menos seis meses una vez pasada la misma.

Además, ahora toda la tramitación se hace de forma automática. El trabajador no tiene que acudir al SEPE a pedir la prestación, es la empresa la que lo gestiona todo.

¿Hay indemnización en caso de ERTE?

No, un ERTE no es realmente un despido, es sencillamente una suspensión de la relación laboral. Agotado el plazo pactado el trabajador volverá a reincorporarse a la empresa en las mismas condiciones que tenía antes. Por eso, en estos casos no hay finiquito ni indemnización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="1200" title="Te llamamos gratis"]

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.