¿Cómo son los seguros de protección de pagos?

Seguros de protección de pagos

Los seguros de protección de pagos son un producto bancario que está vinculado a la concesión de un préstamo hipotecario. Su objetivo es cubrir el pago de la cuota hipotecaria ante situaciones sobrevenidas, como puede ser el paro o la baja laboral por incapacidad.   El seguro de protección de pagos es un producto desconocido entre los usuarios. Por eso, es frecuente que se planteen muchas dudas respecto al mismo. ¿Qué coberturas incluye un seguro de protección de pagos?, ¿es conveniente para el consumidor contratar este tipo de seguro? Aquí abordaremos y resolveremos todas estas dudas.

Préstamos hipotecarios y la protección de pagos

La Ley 5/2019, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, en vigor desde el 16 de junio de 2019, eliminó la obligación de la contratación de todo tipo de seguros vinculados a una hipoteca. Sin embargo, las entidades financieras siguen ofreciendo, e incluso exigiendo, seguros a sus clientes al concertar una hipoteca. Uno de estos productos es el seguro de protección de pagos.

El reclamo que ofrecen las entidades financieras para que el cliente contrate el seguro de protección de pagos es el de garantizar el pago de la cuota hipotecaria en determinadas situaciones sobrevenidas, como el paro o la incapacidad. El problema radica en que este tipo de seguro es un producto complejo, por lo que es necesario conocer en profundidad su funcionamiento y las coberturas incluidas y excluidas antes de contratarlo junto con la hipoteca.

Otro inconveniente radica en que el consumidor tiene que contratar el seguro de protección de pagos en la misma entidad en la que contrata el crédito hipotecario, por lo que no puede elegir el seguro que mejor se adapta a sus condiciones particulares. 

Tipos de seguros de protección de pagos

Existen diferentes tipos de seguro de protección de pagos. Independientemente de las coberturas (que analizaremos en el apartado siguiente) , podemos distinguir entre los seguros de protección de pagos que cubren el pago total de la cuota hipotecaria, y aquellos otros que cubren solo el pago de forma parcial.  

Otra de las diferencias radica en el modo en que se financia cada seguro. Podemos distinguir entre los seguros que se pagan mediante una prima única, que se financia dentro de la misma hipoteca,  y aquellos otros en los que el seguro se paga en cuotas mensuales. El pago de estas cuotas está vinculado a la vigencia del seguro, que puede durar cinco u ocho años. 

El coste del seguro depende de varios factores: edad del contratante, periodo de vigencia de la hipoteca, porcentaje de la cuota que cubre el seguro o capital asegurado. El resto de las condiciones del seguro de protección de datos dependen de las estipulaciones concretas establecidas por cada entidad bancaria, así como de las condiciones laborales específicas de cada persona.  

Seguro de protección de pagos estándar: coberturas aseguradas y excluidas

El seguro de protección de pagos cubre, principalmente, el pago de una parte o del total de la cuota hipotecaria en el caso de que el titular de la hipoteca se encuentre en situación de paro o de incapacidad.  Es importante saber que la cobertura está limitada a  un tiempo determinado de la hipoteca (generalmente cinco u ocho años). También hay que tener en cuenta que no cubre todas las situaciones de paro y de incapacidad, sino que deben darse unas circunstancias concretas:

Situación de paro o desempleo

  1. Coberturas incluidas: para que la cobertura de paro esté incluida, el titular del préstamo hipotecario ha de tener una situación laboral concreta. Por lo general, debe de ser trabajador por cuenta ajena, con un contrato indefinido y con un plazo determinado de antigüedad en la empresa (generalmente seis meses).
  2. Coberturas excluidas:  este tipo de seguros no cubren situaciones de baja voluntaria, despido procedente, despido improcedente sin derecho a paro (se produce cuando el trabajador no ha cotizado lo suficiente para acceder al paro), rescisión del contrato de empleo por no haber superado el periodo de prueba.  Tampoco cubre situaciones de jubilación ni prejubilación. Además, los seguros de protección de pagos, por lo general, no cubren en ningún caso a trabajadores autónomos, funcionarios, empresarios ni trabajadores por cuenta ajena con un contrato de trabajo temporal o por obra o servicio determinado.

Situaciones de incapacidad

  • Coberturas incluidas: Habitualmente, el seguro cubre la incapacidad permanente absoluta en el caso de trabajadores por cuenta ajena y la incapacidad temporal en el caso de trabajadores autónomos, funcionarios y trabajadores fijos discontinuos durante el periodo de trabajo efectivo.
  • Coberturas excluidas: embarazo, maternidad, parto, incapacidad derivada de enfermedades que ya existían antes de contratar la póliza, determinadas enfermedades (como el estrés o la depresión) o incapacidad derivada de la práctica de algún deporte.

Periodos de carencia

Además de las coberturas excluidas, existen otras limitaciones que impiden el cobro del seguro, conocidas como periodo de carencia. Por ejemplo, debe de transcurrir determinado espacio de tiempo entre dos siniestros. Igualmente,  debe transcurrir un determinado tiempo entre la fecha de contratación del seguro y la producción del siniestro. De no darse dichos periodos de carencia, el seguro no cubrirá la situación. Además, también hay un límite máximo de cuotas cuyo pago asume la aseguradora. Normalmente el límite es de 12 cuotas consecutivas o 36 cuotas alternas.

En definitiva, puede darse la situación de paro e incapacidad cuyo siniestro no esté cubierto, debido a que dicha contingencia está excluida de la póliza o a que no se haya cumplido el periodo de carencia necesario.

Como puede apreciarse, los requisitos de cobertura de los seguros de protección de pagos son tan estrictos que solo cubren situaciones muy concretas, por lo que se aconseja revisar detalladamente las cláusulas de la póliza y contratar el seguro solo en el caso de que se adapta a la situación laboral concreta del consumidor. 

Para disponer de la máxima información posible sobre los seguros de protección de pagos y efectuar, en su caso, la reclamación de las coberturas contratadas, te recomendamos acudir a un abogado especializado de Derecho Bancario, que defenderá siempre tus derechos frente a la entidad bancaria y la compañía aseguradora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="1200" title="Te llamamos gratis"]

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.