El Contrato SAFE (Simple Agreement for Future Equity), otra forma de inversión

Simple Agreement for Future Equity

El contrato SAFE no está regulado en el derecho español, por lo que se trata de un contrato atípico cercano al contrato de compraventa futura de acciones o participaciones de la empresa financiada con la particularidad de que esta se produce al alcanzar la empresa financiada un determinado hito. Constituye una alternativa a otras formas de financiación de empresas emergentes como préstamos puente, rondas de inversión, préstamos convertibles, préstamos participativos convertibles, venture debt u obligaciones convertibles. No obstante, de ellas se distingue por la inexigibilidad del reembolso, con o sin intereses, a fecha determinada; además de por su naturaleza y calificación jurídica.

¿Qué se entiende por Contrato SAFE?

Se trata de un contrato entre una mercantil y uno o más inversores por el que el o los últimos financian a la empresa startup o similar, con potencial de crecimiento,  a cambio de la entrega de acciones o participaciones de su capital social en un momento concreto, que suele ser cuando se formalice una ronda de inversión. 

Son notas características de este tipo de contrato tanto una obligación de hacer por parte del vendedor (la startup), como el riesgo asumido por el comprador en caso de que no se produzca el hito futuro establecido en el contrato.

No obstante, el contrato SAFE suele contemplar otra serie de hitos, que también se consideran subsidiariamente eventos liquidativos. Tal es el caso de:

  • La salida a bolsa de la empresa (o a otro mercado regulado).
  • La liquidación de la sociedad
  • La compra de la empresa por un tercero.

Resulta esencial en este contrato, aunque no siempre se señala de forma expresa en el mismo, que:

  • El objetivo es entregar al inversor una parte del capital social en el marco de una hipotética ronda de inversión. 
  • La causa es la asunción por parte de la startup o empresa financiada de realizar cuanto esté a su alcance para que llegue a celebrarse una ronda de inversión u otro elemento liquidativo. Esto último con carácter subsidiario.

También es frecuente que se omita una parte esencial del mismo como es el riesgo que corre el inversor en el caso de que no se materialice la cosa futura, compraventa de acciones o participaciones de la compañía en el marco de una ronda de inversión. Pues el inversor o inversores entregan una cantidad de dinero sin posibilidad de recuperarlo a menos que se produzcan algún evento liquidativo previsto en el contrato.

Contenido del contrato SAFE

Como en cualquier contrato mercantil, en el contrato SAFE rige la autonomía de la voluntad que recogen los artículo 1255 del CC y el art. 50 del CCom. Por ello, en este contrato pueden incluirse las cláusulas y aspectos que las partes tengan por conveniente. Sin perjuicio de lo anterior, existe una serie de aspectos característicos de este tipo de contrato que en todo caso deben formar parte del contenido del mismo. Hablamos de:

1.- La cantidad invertida y porcentaje de capital que corresponde al inversor

La cantidad invertida y el porcentaje de capital que ha de corresponder al inversor pre-money o post-money cuando se produzca el hito liquidativo principal, la ronda de inversión; o cualquiera de los subsidiarios. 

Puesto que no interesa a las partes la valoración de la empresa a priori, tal valoración se sustituye por el porcentaje de capital, según lo antes mencionado. No obstante también es posible establecer valoraciones máximas (cap) o descuentos sobre la valoración de la empresa en la ronda de inversión.

2.- Falta de la fecha de vencimiento para la liquidación de la inversión

No debe olvidarse que el objetivo de este tipo de contratos es adquirir una parte del capital de la startup cuando se produzca un evento determinado, por lo que no se busca la formalización de un contrato de préstamo, ni una fecha en la que haya de devolverse la financiación.

Además, pueden acordarse:

  • Cláusula MFN o nación más favorecida.- Se trata de una cláusula que determina la extensión automática, en este caso a favor del inversor o inversores de cualquier ventaja o mejor tratamiento conceda o haya concedido a una parte. Cláusula típica del comercio internacional, puede ser incluida o no en el contrato SAFE, aunque suele ser frecuente. (De ahí que la mencionemos). En el caso del contrato se SAFE se traduce en que se apliquen a este contrato las cláusulas más favorables incluidas en otros contratos posteriores, con independencia de que sean SAFE u otros alternativos.
  • Derechos de adquisición preferente.- Derechos de adquisición preferente que se refieren generalmente a la primera ronda de inversión.
  • Derechos a favor del inversor.- También pueden establecerse una serie de derechos a favor del inversor que van desde el derecho de información, hasta determinadas garantías.

Consecuencias del contrato SAFE

Es importante confirmar que no se introducen en este contrato en virtud del principio de autonomía de la voluntad cláusulas u obligaciones que puedan alterar su naturaleza. En especial debe tenerse en cuenta si lo pactado determina una calificación legal distinta del contrato, o bien, un tratamiento fiscal diferente.

Esto podría producirse, por ejemplo, si los pactos adicionales se traducen en la exigibilidad del reembolso por parte del inversor. Además, este tipo de contrato se considera una alternativa a las rondas de inversión y tiene un funcionamiento incluso más sencillo que el de los préstamos convertibles.

En un contrato SAFE típico resulta necesario formalizar un reconocimiento de deuda cuando se produce el hito establecido en el contrato (generalmente una ronda de inversión). Sólo después podrá realizarse el aumento de capital para compensarla. Por tanto, al no existir un crédito a priori, no son de aplicación los límites establecidos para las emisiones de obligaciones en el art. 401.2 LSC.

Resulta esencial en un contrato SAFE para evitar posibles responsabilidades que el inversor entregue la cantidad acordada y la startup haga todo lo posible para abrir una ronda de inversión. De lo contrario, el inversor podrá reclamar la devolución de la cantidad invertida por incumplimiento de las obligaciones propias del contrato SAFE. Además existe un riesgo inherente a la inversión ya que el inversor puede perder todo de no producirse ningún hito liquidativo previsto, ni principal, ni subsidiario.

Por ello, si quieres invertir o tu empresa necesita inversión, consulta las posibilidades de un contrato SAFE u otro tipo de contratos alternativos con Abogados expertos en Startups o Abogados especialistas en Derecho Mercantil. No sólo resolverán tus dudas sobre este tipo de contrato, sino que pueden asesorarte sobre la forma de financiación que más conviene a tu empresa.

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="1200" title="Te llamamos gratis"]

¿Cómo funcionamos?

Abogados certificados

Abogados certificados

Solamente te ofrecemos abogados que están especializados en tú problema y dispuestos ayudarte.

No hay sobrecostes

No hay sobrecostes

Al contactar con un abogado a través de nuestra plataforma, el precio será el mismo que haciéndolo directamente con el abogado.

Especialistas en tu materia

Especialistas en tu materia

Te ofrecemos un listado de profesionales especializados en tu problema para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades

Precio competitivo

Precio competitivo

Nuestros abogados están comprometidos con tu problema y te ofrecerán un precio muy ajustado.